El próximo viernes se celebra la entrega de despachos de la LXIX Promoción de la Escuela Judicial. Se trata de un acto solemne de gran trascendencia pues escenifica el inicio de la carrera de quienes ejercerán la función jurisdiccional, pilar y garantía de nuestro Estado de Derecho.
Se trata, además, de una entrega de despachos particular porque la LXIX Promoción será la primera cuya práctica totalidad de sus miembros será destinada a Cataluña.
Por primera vez en muchos años, el acto no será presidido por S. M. El Rey.
Creemos que en estos momentos, de evidente y notoria dificultad, quienes están llamados a servir al Estado desde sus diferentes destinos, deberían sentir el aliento y respaldo, tanto institucional como de sus compañeros y sus conciudadanos, pues la labor que tienen
encomendada es esencial en nuestro sistema constitucional.
Se nos hace difícil, si no imposible, asumir, por tanto, que no sea S.M.
El Rey quien, en su condición de Jefe del Estado y máximo representante del mismo, presida un acto de tanta importancia para los nuevos jueces quienes, siguiendo el mandato constitucional, administrarán justicia en su nombre.
Consideramos que los hechos son lo suficientemente graves como para que el CGPJ, organizador del acto, dé explicaciones de lo sucedido, y los
miembros de la LXIX sepan por qué el Estado, cuya Constitución y
ordenamiento jurídico van a jurar o prometer cumplir y hacer cumplir,
les da la espalda en un momento como este.
Precisamente por ello, queremos transmitir a todos los miembros de la
LXIX Promoción que son motivo de admiración y respeto para quienes,
con sincero orgullo, nos preciamos de ser sus compañeros.
La Comisión Gestora de Foro Judicial Independiente