El pasado 20 de junio de 2018 Foro Judicial Independiente remitió carta el presidente del Consejo General del Poder Judicial en la que, entre otras peticiones, le instábamos a velar por el cumplimiento de la función formativa del período de refuerzo o sustitución de los jueces en prácticas (art. 307.4 de la LOPJ).

El pasado 27 de junio de 2018 se publicó en el BOE el acuerdo de la Comisión Permanente del CGPJ por el que se nombraban jueces sustitutos a los jueces en prácticas de la promoción 68ª.

A la vista de los destinos designados observamos que se han reiterado los errores que se cometieron con la promoción 67ª y que existe una disparidad de criterios en las distintas salas de gobierno de los TSJ a la hora de determinar los órganos concretos en los que estos jueces en prácticas ejercerán esta etapa de su formación.

Así, entre los destinos publicados, se puede observar:

Que en muchos casos no se sigue la preferencia legal de adscribir a los jueces en prácticas a los “órganos judiciales de similares características a los que los jueces en prácticas puedan luego ser destinados”.
Que lejos del fin formativo de esta etapa, se siguen nombrando jueces en prácticas para los juzgados “especializados en cláusulas suelo”.
Que en algunos Tribunales Superiores de Justicia a los compañeros en prácticas no se le asigna destino, quedando tan sólo a disposición del presidente del TSJ correspondiente en una provincia.

Puestos en contacto con compañeros de esta promoción se nos ha manifestado su desacuerdo con la forma de actuar seguida en la mayoría de estos nombramientos, poniendo de relieve la falta de información, transparencia y fin formativo en las decisiones adoptadas.

Consideramos por el contrario positivos criterios de decisión adoptados por algunas salas de gobierno de Tribunales Superiores de Justicia, que a la hora de tomar las correspondientes decisiones, han establecido:

Limitación al 50% de la carga de trabajo de entrada del órgano judicial al que son destinados.
La posibilidad de ejercer la función jurisdiccional con plena independencia pero junto a un juez titular.
Reparto de asuntos de todas las materias conforme a criterios objetivos para cumplir los fines formativos.
Dar traslado de los acuerdos adoptados a los compañeros afectados para conocimiento

Junto a lo anterior, consideramos que sería posible asignar las plazas en un “concursillo” en similares términos a los regulados para los JATs, dando audiencia previa a los interesados y teniendo en cuenta, frente a las irresolubles necesidades del sistema judicial, las necesidades de conciliación familiar y personal, dada la situación de precariedad laboral y estatutaria que provoca este período formativo.

Es hora de plantarse ante el caos de la administración de justicia en España y dejar de utilizar a los jueces como solución accidental de problemas estructurales creados por la falta de medios y juzgados.

Para finalizar poner de manifiesto que todas estas novedosas figuras (juez en prácticas, JED JAT, JAT), están provocando que las nuevas promociones no estén entrando a la carrera judicial por sus destinos naturales y propios de su categoría. La ausencia de inversión en planta judicial está precarizando aún más las nuevas promociones a la vez que se distorsiona el escalafón judicial. Una muestra más de la necesidad de una reforma integral de la administración de justicia, en esta ocasión, en lo que se refiere al desarrollo de nuestra carrera profesional.

En Madrid, a 12 de julio de 2018.

La Comisión Gestora Nacional de Foro Judicial Independiente.