En la mañana de hoy, día 7 de diciembre de 2016, fecha muy adecuada para celebrar una reunión trascendental para el futuro de la Carrera Judicial, representantes de las cuatro asociaciones hemos sido llamados por el Excmo. Sr. Presidente del CGPJ a fin de analizar el estado actual de la más importante problemática que afecta a los Jueces y Magistrados españoles: las cargas de trabajo.
Antes de nada, definamos muy someramente conceptos, para que no haya dudas: carga de trabajo de ENTRADA sería la carga exigible a la totalidad de un órgano jurisdiccional, esto es, lo máximo que un Juzgado puede sacar en una anualidad (tanto el Juez como el Letrado), debiendo fijarse por el Ministerio de Justicia; carga de trabajo de SALIDA equivaldría a aquello que puede serle directamente exigido al Magistrado o Juez en un año, correspondiendo su fijación al CGPJ; y carga de trabajo SALUDABLE correspondería a aquella carga que puede serle exigida a un Magistrado o Juez sin verse comprometida su salud y la conciliación de su vida familiar, que es lo que exige y reclama Foro Judicial Independiente y, creemos, el resto de las asociaciones.
 ¿Qué sucede en la actualidad? El Ministerio de Justicia se niega a fijar la carga de entrada hasta que no tenga la de salida, pues la de entrada englobaría la capacidad resolutiva de Juez y Letrado; el CGPJ mira para otro lado y sigue midiendo el trabajo de los jueces sucesivas veces (ay, ese estudio de Steria del año 2004 que duerme en un cajón porque sus conclusiones no respondían a lo que se buscaba…) hasta que les salga un resultado que les satisfaga; y FJI – a veces con el resto de asociaciones, otras en solitario – defiende que del 100% que puede exigirse a un Magistrado hay que rebajar un tanto por ciento para que la carga sea adecuada a la salud del juez.
¿Consecuencias de todo ello? Que los jueces somos casi los únicos profesionales de toda España que no sabemos cuánto tenemos que trabajar para no ser acusados de falta de rendimiento y que así, aprovechando la falta de fijación, el CGPJ puede exigir lo que tenga a bien y de manera absolutamente arbitraria, consiguiendo así, con la famosa doctrina del “palo y la zanahoria”, que el 80 % de los juzgados españoles trabaje por encima del límite establecido orientativamente (no lo olvidemos), de los cuales casi la mitad (el 43 %) supera el 150 % de ese límite y muchos sobrepasan el 200 %. Es decir, en España, en comparación con el resto de Europa, a cada DOS jueces nos corresponde hacer el trabajo de TRES.
 ¿Qué pedimos al CGPJ? Que, por una vez y sin que sirva de precedente, no sea enemigo acérrimo de los Jueces. Desde FJI exigimos el establecimiento de una carga de trabajo SALUDABLE que nos permita desarrollar un trabajo de calidad, no estajanovista, y, además, no ver comprometida nuestra salud; y que, de una vez, asuma su responsabilidad, fijada en el Plan de Prevención de Riesgos Laborales de la Carrera Judicial, aprobado hace dos años, al que le queda un mes escaso de vida. La posición del CGPJ, con todos nuestros respetos, es INSOSTENIBLE: pretender a estas alturas que la carga mínima de salida es de un 120%, que “a partir de ahí hablamos” y que se puede crear un sistema productivista en el que los Magistrados y Jueces se maten entre ellos para llegar al 150% y repartirse las migajas del sistema es tener muy mala fe o no darse por enterado del día a día de los compañeros. Que cada uno elija. Utilizando un símil baloncestístico, nadie puede meter 12 de 10 en triples. Como mucho 10 de 10. 120% de efectividad es IMPOSIBLE e injusto exigirlo.
Pues bien, hoy se nos han vuelto a dar largas. El CGPJ se niega a darles a sus administrados la posibilidad de trabajar de manera segura, razonable y saludable. Para qué. El CGPJ pospone la cuestión a resultas de la nueva medición, a ver si esta vez les gusta el resultado. Pues vale. DA IGUAL. Dejémoslo claro. Foro Judicial Independiente NO VA A RENUNCIAR a la carga de trabajo SALUDABLE. Ni va a renunciar a la elección directa de los Vocales Judiciales por los propios Magistrados y Jueces mediante voto libre, personal, directo, secreto y en la sede de todos los órganos judiciales. Por pocos o muchos que seamos dentro de FJI. Por ello, nos reservamos cualesquiera medios que sean necesarios para defender nuestros intereses como Jueces y Magistrados, incluidos, por supuesto, medidas de conflicto colectivo de toda índole. Si el CGPJ no quiere asumir su responsabilidad, intentaremos que la asuma. Y para eso necesitamos que la Carrera Judicial, asociada o no, lo tenga claro.
 
 
En MADRID, a SIETE de DICIEMBRE de DOS MIL DIECISEIS. 
 
LA COMISIÓN GESTORA NACIONAL DE FJI