En relación con ciertas declaraciones realizadas por personas que, por su responsabilidad institucional, deberían ser las primeras en defender el principio de separación de poderes como garantía del Estado de Derecho, y en cumplimiento de la esencial función que corresponde a las Asociaciones Judiciales de salvaguardar la independencia de Jueces y Magistrados, queremos manifestar:

1.       La crítica de las actuaciones judiciales es saludable, lícita y deseable en un Estado de Derecho. Ahora bien, la libertad de expresión, que es un pilar fundamental del sistema democrático, no puede amparar la descalificación personal ni la deslegitimación de los Jueces y Magistrados, titulares del Poder Judicial, con veladas insinuaciones sin fundamento dirigidas a confundir a la opinión publica y crear un estado de alarma y desconfianza hacia las instituciones y Tribunales.

2.       Mostramos nuestro reconocimiento y más firme apoyo a los Jueces en el ejercicio de la labor jurisdiccional, sujeta exclusivamente a la Ley.

3.       En el desarrollo de su labor de administrar recta e imparcial justicia, los Jueces y Tribunales contaran siempre con el amparo de las Asociaciones, frente a cualquier intento de lesionar la independencia judicial.

 

24 de febrero de 2016

ASOCIACIÓN PROFESIONAL DE LA MAGISTRATURA

ASOCIACIÓN JUDICIAL FRANCISCO DE VITORIA

JUECES PARA LA DEMOCRACIA

FORO JUDICIAL INDEPENDIENTE