La asociación FORO JUDICIAL INDEPENDIENTE quiere poner de manifiesto que, en un Estado Democrático y de Derecho como el nuestro, donde se contempla como derecho fundamental la libertad de expresión, no sólo es posible sino aconsejable la sana crítica a las resoluciones que emanan de los jueces y magistrados, con las que la discrepancia se puede formular de forma más o menos técnica.

Lo que no es de recibo es que desde instancias políticas o por personas con responsabilidades de esta naturaleza, se “exija” la inmediata libertad de unas personas que se hallan en prisión provisional por decisión fundada de un magistrado ante la petición del Ministerio Fiscal, y que además ello se haga dirigiéndose a organismos que nada pueden hacer, dado que los jueces de este país somos independientes y nadie puede dirigirnos requerimiento u orden para que resolvamos de una u otra forma.

Pero sobre todo, lo que no es de recibo es que dichas exigencias se hagan con base en, o acompañadas de, insultos personales a la figura del juez, al que, en este caso concreto, se le ha tildado de casi todo en los medios de comunicación y redes sociales.

Como decíamos, las decisiones de los jueces son públicas y cabe libremente opinar sobre ellas, pues las mismas podrán ser más o menos acertadas o gustar más o menos. Lo que FORO JUDICIAL INDEPENDIENTE entiende es que dicha crítica no puede descender al terreno del ataque personal al juez ni sostenerse sobre exigencias que justifican injerencias políticas en la labor de los jueces y magistrados, cuyas resoluciones, no lo olvidemos, son susceptibles de ser recurridas, esto es, revisadas por instancias judiciales superiores.

En Madrid, a  9 de febrero de 2016