Cuando FJI se constituyó en enero de 2003, la unidad de la Carrera Judicial era considerada por muchos una utopía inalcanzable.

Pese a ello, FJI incluyó en sus estatutos la unidad de la Carrera Judicial como uno de sus principios y objetivos esenciales. Creíamos que solo una Carrera Judicial unida que, desde principios democráticos irrenunciables, respetase la pluralidad y diversidad de pensamientos, podía afrontar los graves problemas que sufríamos como colectivo que integra el Poder Judicial y también las graves disfunciones y carencias que soporta la Administración de Justicia, que ponen en peligro la independencia judicial, eje central de nuestra función y garantía del Estado de Derecho.

Desde 2003 hemos participado y alentado cuantos proyectos en común se ha planteado la Carrera Judicial. Nos hemos entregado en la defensa de los intereses comunes sin pedir nada a cambio ni poner condiciones a los demás. Hemos estado presentes en la CIP, CIC, comités de huelgas, impugnaciones de los módulos de trabajo del CGPJ, mesas de negociaciones y cualesquiera otras actividades que buscasen la mejora de las condiciones profesionales de los jueces.

Los éxitos que la Carrera Judicial ha obtenido estos años fueron fruto de la unidad de acción de las asociaciones judiciales. Nos pueden parecer pocos e insuficientes, pero no podemos negar que sólo desde la unidad de acción se han conseguido mejoras (como las pagas extras, días de descanso, seguros, revisiones médicas, prevención de riesgos…) que de otra forma difícilmente se habrían alcanzado.

FJI ha intentado nuevamente iniciar el proceso de unificación de la Carrera Judicial. FJI propuso a la asociación judicial Francisco de Vitoria la disolución de ambas asociaciones judiciales y la creación de una nueva abierta a toda la Carrera Judicial. El proceso ha fracasado porque Francisco de Vitoria no ha querido asumir esa propuesta. No vamos a insistir porque no encontramos quien comparta nuestros objetivos y procedimientos, y porque en unos momentos de grave deterioro de nuestra función, debemos estar centrados y dedicar todas nuestras energías en la defensa de nuestros derechos profesionales y la independencia judicial.

Pero, en todo caso, FJI sí va a insistir en que la unidad de acción de la Carrera Judicial y la implicación de todos los jueces resultan imprescindibles para alcanzar unas condiciones laborales dignas y acordes a nuestra función constitucional, que nos permitan recuperar el prestigio perdido y garanticen la independencia del Poder Judicial en unos momentos en que, más que nunca está en peligro la independencia y la eficacia de la Justicia ante las incesantes acometidas de los poderes legislativo y ejecutivo para someter a los jueces y al poder judicial a los intereses partidistas.

Desde la posición minoritaria que representa FJI, vamos a luchar por recuperar la unidad de acción con el resto de asociaciones judiciales en aquellas materias que afectan a nuestros derechos profesionales.

Estamos seguros que, como en otras ocasiones, la unidad de acción dará sus frutos y nos enseñará el camino a seguir. Desde el respeto a la diversidad de opiniones y a la pluralidad pero con la participación de todos.

Pero si la mayoría de los Jueces no se implican y se mantienen ajenos a este proceso, se compromete gravemente las posibilidades de éxito. Por eso, también deben dar un paso adelante quienes se mantienen fuera del proceso asociativo en la creencia de que el mal está en el asociacionismo y no en el uso que de este mecanismo de participación democrático se haga.

Son muchas las cuestiones sobre las que hay que trabajar: mejorar la prevención y protección de riesgos laborales; conciliación de la vida laboral y familiar; determinación de una carga de trabajo individualizada de cada Juez, que sea objetiva y razonable; potenciar la defensa asociativa frente a la posible expansión de la acción disciplinaria por parte del CGPJ; hallar soluciones definitivas y eficaces a los graves problemas de falta de plazas para las nuevas promociones jueces y el déficit crónico de plantilla judicial en relación a la carga de trabajo judicial; información sobre la situación de los proyectos de Ley de Demarcación y Planta Judicial y de Ley Tribunales de Instancia; que se exija el CGPJ y al MJU el cumplimiento de la Ley 15/2003 en materia de revisión retributiva quinquenal; recuperación de la paga extra de navidad de 2012; pago de la retribución variable ya generada en 2013, que está pendiente de abonar; mejora del reglamento de la carrera judicial en los aspectos en que fue parcialmente derogado por sentencia del TS así como la modificación de nuestro régimen disciplinario para adaptarlo a las reformas legislativas ya operadas.

FJI se entregará con ilusión y firmeza para la consecución de estos objetivos y de aquellos otros que sirvan para mejorar nuestra la calidad de nuestra función jurisdiccional. Para ello tiende la mano al resto de asociaciones y compañeros de la Carrera Judicial con la finalidad de iniciar cuantas actuaciones conjuntas sean necesarias.

Madrid 17 de febrero de 2014.

Comisión Gestora Nacional de Foro Judicial Independiente