Tres Vocales del CGPJ piden exención parcial de sus labores judiciales

Redacción web FJI.- Los vocales del Consejo General del Poder Judicial Roser Bach, María Victoria Cinto y Rafael Mozo, destinados en secciones penales de las Audiencias Provinciales de Barcelona, San Sebastián y Madrid respectivamente, han pedido una exención parcial del trabajo jurisdiccional, consistente básicamente en la liberación de determinadas tareas como la realización de juicios orales.

Si bien otros vocales han considerado razonable esta petición, por cuanto que las exigencias de una sección penal de Audiencia Provincial puede hacer sumamente dificultosa la asistencia obligatoria a reuniones en el CGPJ o la asunción del trabajo que deben desarrollar en función de su pertenencia a una determinada comisión, lo cierto es que tal petición no parece encajar con el vigente artículo 579 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, conforme al cual los vocales del Consejo General del Poder Judicial, salvo los que integren la Comisión Permanente, permanecerán en servicio activo si pertenecen a la carrera judicial o a algún cuerpo de funcionarios, y seguirán desempeñando su actividad profesional si son abogados, procuradores de los Tribunales o ejercen cualquier otra profesión liberal. Introduce además un diferente régimen entre los vocales de origen judicial y los restantes que no tendrán tanta facilidad para compatibilizar su actividad profesional con la dedicación a las tareas del gobierno del Poder Judicial.

La ley que estableció el vigente sistema de elección de los vocales y su estatuto alegó razones de agilidad y eficacia para concentrar la gestión diaria del CGPJ en su Comisión Permanente y limitar la dedicación exclusiva a los cinco vocales que integran la misma. Pero la petición de los tres vocales renueva las dudas sobre la operatividad del modelo que ya salieron a la luz durante la tramitación de la ley, por la imposibilidad de compatibilizar la dedicación real y efectiva a la tareas propias del gobierno de los jueces, que requieren reflexión, estudio y tiempo a la vista de su trascendencia y gravedad, con la continuidad en la actividad judicial o profesional, además de los problemas de conflictos de intereses que se pueden dar.