Foro Judicial Independiente ha obtenido sentencia estimatoria en recurso contencioso-administrativo contra el Acuerdo de la Comisión Permanente del CGPJ de 26-10-2009, que aprobó los listados de cumplimiento de objetivos de rendimiento a efectos de retribución variable de 2008. Se trata de la STS (Sala 3.ª, Sección 7.ª) de 8 de febrero de 2012.

Es la culminación de un proceso que nace con la misma constitución de Foro Judicial Independiente en 2003. Desde el principio nos opusimos a un sistema de retribución variable estrictamente vinculado con el dictado de un mayor número de resoluciones definitivas, cuyo único objetivo era incentivar desmesuradamente el productivismo irracional. Ya intuíamos entonces que este nuevo estajanovismo iba a ser muy perjudicial para la carrera, porque nos sometería a un ritmo de trabajo inasumible a cambio de una ridícula compensación económica, que, por contra, aumentaría nuestra responsabilidad profesional y provocaría que quienes son los responsables de la falta de juzgados se sintieran desvinculados de su obligación de crear los órganos judiciales necesarios para afrontar las necesidades existentes. Mano de obra barata para resolver los males de la justicia. Por eso Foro Judicial Independiente recurrió el citado Reglamento 2/2003 y recomendó a sus asociados en el Congreso de 2004 que no superaran el 100% del módulo.

Después de la STS de 3 de marzo de 2006 Foro Judicial Independiente se negó a que se repartieran las variables con los criterios de esos módulos derogados e instó al CGPJ a que aprobara nuevos módulos ajustados a otros criterios.

Tras un largo y duro proceso negociador de todas las asociaciones con el MJU y el CGPJ, en noviembre de 2007 la CIP firmó un acuerdo con el MJU por el que se procedía a liquidar las retribuciones variables pendientes de 2006, aceptando aplicar los módulos recogidos en el Reglamento 2/2003, que ya habían sido derogados. FJI firmó, junto al resto de asociaciones judiciales, porque así lo había acordado su Asamblea en el IV Congreso, que entendió que se conseguía una mejora evidente para la carrera judicial, al extenderse el pago a aquellos compañeros que hubiesen superado el 100% del módulo y bajo el compromiso de todos los firmantes de que debía modificarse el sistema, reformando la ley de retribuciones para que se introdujera un nuevo sistema basado no en la productividad sino en la complejidad y penosidad del destino y que se extendiera a toda la carrera judicial. Foro Judicial Independiente dejó muy claro a todos los presentes que en el futuro no firmaría ningún acuerdo más en el que se aplicaran los módulos derogados. Y hemos actuado en consecuencia.

De todos es conocido el fracaso de las negociaciones en la mesa quinquenal que se constituyó en mayo de 2008 y la negativa del MJU no solo a cumplir su promesa de modificar la ley de retribuciones sino a cumplir la propia ley que establecía la revisión quinquenal de las retribuciones.

La firmeza y coherencia de Foro Judicial Independiente hizo que recurriésemos el reparto que el CGPJ aprobó en 2008 aplicando los módulos derogados, que seguía desentendiéndose de su obligación legal de establecer nuevos módulos, pese a sus promesas de tenerlos preparados en 6 meses. La razón de esta dejación es evidente: no quieren reconocer el grave déficit de órganos judiciales que sufre la administración de justicia y el sobreesfuerzo que realizamos los jueces sin justa contraprestación. Nuestra coherencia hizo que recibiéramos duros e injustos ataques de compañeros, e incluso de otras asociaciones, haciéndonos responsables de la posible pérdida de las cantidades consignadas, como insinuaban ladinamente desde fuentes oficiosas.

La retribución variable no es ningún favor del CGPJ ni del MJU; es un derecho reconocido por la ley y es únicamente la dejación de funciones del CGPJ y del MJU la que nos mantiene en este limbo jurídico y en estado de permanente pedigüeños, que es una humillación para la carrera judicial.

Señal de que teníamos razón no es sólo que ahora lo haya reconocido el Tribunal Supremo, sino que ante el recurso de Foro Judicial Independiente, el CGPJ modificó su sistema de evaluación para el reparto de las variables de 2009, que se apartaba del módulo derogado de 2003, firmando un acuerdo con todas las asociaciones, mejorando significativamente el sistema, pues se extendía el pago de las variables a toda la carrera, aunque FJI ha seguido pidiendo que el CGPJ apruebe un sistema definitivo ajeno por completo al productivismo y que contemple la penosidad y conflictividad del destino como criterios rectores.

Por eso nos negamos a firmar en 2011 la prórroga para las variables de 2010: porque el anterior Ministerio de Justicia dio al traste con las mejoras pactadas por las cuatro asociaciones, de manera que, a nuestro juicio, la soberbia del Ministerio impedía mejorar el anterior sistema y no se veía interés en el CGPJ por resolver definitivamente el problema para no continuar indefinidamente abocados a un acuerdo anual.

Las principales consecuencias de esta sentencia son:

  1. Supone un nuevo varapalo al productivismo, instalado como medio de obtener un sobreesfuerzo barato de los jueces y magistrados, contra el que esta asociación lleva años luchando.
  2. Supone reconocer que el CGPJ ha actuado contra la legalidad vigente, aplicando el Reglamento 2/2003 anulado por STS de  3  marzo de 2006.
  3. No tiene efectos económicos ex tunc porque declara la nulidad del Acuerdo de la Permanente referenciado pero no se hace mención alguna al Ministerio de Justicia.
  4. Debemos exigir al CGPJ que, en cumplimiento de lo establecido en el artículo 6 de la Ley 15/2003, de 26 de mayo, establezca unos nuevos criterios para el reparto de las retribuciones variables reconocidas por la citada ley a la carrera judicial; criterios que habrán de ser ajenos al productivismo pernicioso que consagraba el anulado Reglamento 2/2003, que tanto mal ha causado a la carrera judicial y a un correcto ejercicio de la función jurisdiccional.
  5. Creemos de urgente necesidad negociar en bloque una nueva Ley de Retribuciones que contemple todos los conceptos de retribución fija, variable, trienios, pagas íntegras, guardias, sustituciones, con especial reconocimiento de la rigurosísima incompatibilidad a que está sometida la carrera judicial.
  6. Mientas no se modifique la Ley, exigiremos que las retribuciones variables alcancen el 5% de las retribuciones fijas, según permite el artículo 9 de la Ley 15/2003, y no el mísero 2% que actualmente y de manera aleatoria se destina a tal fin.
  7. Todo lo que ha sucedido conlleva que sigamos insistiendo en la reivindicación, aprobada en nuestra último Congreso en Salamanca, de la autonomía presupuestaria del CGPJ, desmarcándonos del Ministerio de Justicia.

 

Madrid, a 29 de febrero de 2012

La Comisión Gestora de Foro Judicial Independiente