Queridos compañeros: como sabéis, el tipo de retención a cuenta del IRPF aplicado en nuestras nóminas se ha mantenido o incluso incrementado pese a la rebaja salarial operada por el Real Decreto-ley 8/2010. Por considerarlo de interés para quienes prefieran que se les retenga menos mes a mes, Foro Judicial Independiente pone a vuestra disposición un modelo de recurso. Esperamos que os sea de utilidad.

 

AL ILMO SR. HABILITADO JEFE DEL SERVICIO DE HABILITACIÓN CENTRAL DEL MINISTERIO DE JUSTICIA

 

 

Don /Doña , Magistrado/a destinado en el Juzgado ***de ***, y domicilio a efectos de notificaciones en****, y en relación con el acto sin fecha del Ministerio de Justicia, Habilitación Central, por el que se me ingresa la nómina del mes de **** de 2.010, formula el presente RECURSO DE REPOSICIÓN, a pesar de no contener dicho acto pie de recursos, y ello en virtud de los siguientes:

 

 

HECHOS

 

ÚNICO.- Que el mencionado acto, al que se ha hecho anteriormente referencia, me ha rebajado la nómina aplicándome un tipo de retención del ****, que es superior/igual al aplicado antes de la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 8/2010.

 

A ello le resultan de aplicación los siguientes:

 

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

 

 

PRIMERO.- Conforme a lo dispuesto en el art.227.4 y 222 de la LGT 58/2003, procede la interposición del presente recurso de reposición.

 

SEGUNDO.- Que habiéndose producido una disminución de retribuciones como consecuencia de la aplicación del Real Decreto-Ley 8/2010, no puede tener lugar la aplicación del mismo o superior tipo de retención aplicado antes de la entrada en vigor de dicha norma, por lo que no resulta lógico que en la nómina de mayo y de julio se aplique el mismo tipo o superior de retención del ***.

 

Que ello resulte de la aplicación de un programa informático de la Agencia Tributaria no constituye motivo suficiente, cuando con ello se puede desconocer el contenido del art.87 del Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, el cual dispone:

“Artículo 87. Regularización del tipo de retención.

1. Procederá regularizar el tipo de retención en los supuestos a que se refiere el apartado 2 siguiente y se llevará a cabo en la forma prevista en el apartado 3 y siguientes de este artículo.

2. Procederá regularizar el tipo de retención en las siguientes circunstancias:…

3º Cuando en virtud de normas de carácter general o de la normativa sectorial aplicable, o como consecuencia del ascenso, promoción o descenso de categoría del trabajador o, por cualquier otro motivo, se produzcan durante el año variaciones en la cuantía de las retribuciones o de los gastos deducibles que se hayan tenido en cuenta para la determinación del tipo de retención que venía aplicándose hasta ese momento…”

No cabe duda de la aplicación al caso de dicho precepto, cuya literalidad no plantea dudas, siendo así que tampoco puede invocarse como argumento el hecho de que por la disminución de la cuantía a ingresar no proceda disminuir el tipo de retención porque ha de alcanzarse la cuantía global de retención prevista al comienzo del ejercicio del año, pues esta última debe modificarse por el hecho de la disminución de retribuciones derivada de la aplicación del RDL 8/2010, lo que es un efecto notorio y evidente, que no necesita demostración, por la propia aplicación del mencionado RDL 8/2010, siendo un criterio pacífico en la jurisprudencia, y por tanto, de ociosa cita, al que responde toda la normativa de retenciones, que la cuantía de la retención viene dada por las retribuciones previsibles, principio al que responde el mencionado art.87 del RD 439/2007, siendo así que las mismas han cambiado a la baja por la aplicación de dicha norma.

 

La Jurisprudencia del Tribunal Supremo ha sido reiterativa cuando ha considerado que debe existir un ajuste entre la cuota líquida que pueda derivarse de una autoliquidación ante la Administración tributaria y el importe de retenciones e ingresos a cuenta soportados por estos contribuyentes (así STS de 11.11.2003, recurso 6269/1998; 21.11.2002, recurso 4179/1997; 19.5.2000, recurso 75/1999). En ellas se recuerda que

 

 

“La Sentencia del Tribunal Supremo de 12 de Noviembre de 1993 dejó perfectamente claro que “en cualquier relación jurídica donde existan pagos a cuenta o cumplimiento parcial o anticipado de la previsible obligación futura, es deseable que aquélla o aquél responda de la manera mas fiel posible, a la que pueda preverse como contenido final de la obligación…”

 

Y se recuerda lo que recogía de forma meridiana la Exposición de Motivos de la ley 40/1998:

 

“…siendo las retenciones e ingresos a cuenta sobre los rendimientos del trabajo percibidos el impuesto que deben pagar, es necesario lograr el mayor ajuste posible entre la cuota líquida que pueda derivarse de una autoliquidación ante la Administración tributaria y el importe de retenciones e ingresos a cuenta soportados por estos contribuyentes, reduciendo, al propio tiempo, el gran número de devoluciones que con la normativa anterior se producía…

 

Por consiguiente, no cabe duda de que si la Administración tributaria pretende retener cuanto le convenga, olvidando que resulta evidente que al final del ejercicio las retribuciones globales que haya percibido habrán disminuido en relación con el año anterior, para que en el ejercicio siguiente, 2.011, se me devuelva sin abono alguno de intereses lo que debí recibir en nómina durante cada mes, habrá que concluir que tal proceder supone infringir la normativa y jurisprudencia del Tribunal Supremo citadas.

 

En consecuencia, procede la estimación del presente RECURSO DE REPOSICIÓN, y la anulación de la resolución impugnada en cuanto me aplicaba un tipo de retención indebido.

 

SUPLICO: Que teniéndome por admitido el presente recurso de alzada, y previa anulación de la resolución impugnada, se me aplique el tipo de retención correspondiente conforme a las retribuciones previsibles hasta fin de año.

 

 

 

*****, a*****.