ESA MOLESTA INDEPENDENCIA

Sinceramente, considero que las últimas groseras manifestaciones en contra de la independencia judicial, han sido las gotas que colman el vaso. Resulta que se tiene la desfachatez y la desvergüenza de afirmar que no hay injerencias y se pretende que el máximo responsable del Poder Judicial dé explicaciones de una resolución motivada y técnicamente fundada en Derecho, contra la que además cabe recurso ante el Supremo, que precisamente, y eso se sabe, tampoco se va a dejar llevar por consideraciones mediáticas y populistas; se pretende una reforma del régimen disciplinario de los jueces para acomodarlo a los dictados del Sr Ministro, descafeinando todavía más las competencias del Consejo. Porque se ha de saber que ese Consejo ahora atiende a criterios corporativistas cuando claramente no se pliega a criterios de servilismo político. ¡¡¡ Qué vergüenza!!!.

Mas veamos, otro ejemplo, la semana pasada, un menor de 17 años, catalogado como extremadamente peligroso, se fuga de un Centro donde cumplía condena y a donde le había llevado una sentencia judicial debidamente ejecutada. El niñato de marras, va y asesina a un indigente en Huelva. Resultado: no pasa nada, nadie pide explicaciones y ello por dos motivos: El primero porque no hay ningún juez al que crucificar, en todo caso seria la Administración, es decir el propio Ministro que se rasga las vestiduras por errores ajenos, el último responsable; y segundo porque no se ha asesinado a ningún hijo de un gitano reivindicativo, negligente en la custodia de su hija, y que ha alcanzado fama y notoriedad . Otro caso claro de igualdad de trato informativa.

Creo, por tanto, que es hora de que los jueces reaccionemos contra tanta injerencia, por dignidad y en reivindicación de la independencia y la vocación de servicio público que nos llevó a ingresar en la Carrera Judicial.

FUENTE: FRANCISCO SERRANO CASTRO (artículo publicado en el Diario de Andalucia el Domingo día 28 de diciembre de 2008).