16/12/2008

INFORME SOBRE EL PROYECTO DE REFORMA DEL REGLAMENTO 1/1995, DE 7 DE JUNIO, DE LA CARRERA JUDICIAL, EN LO QUE SE REFIERE A LA REGULACIÓN DEL ASCENSO FORZOSO A LA CATEGORÍA DE MAGISTRADO.

FORO JUDICIAL INDEPENDIENTE en relación al informe solicitado sobre la materia arriba referenciada expone lo siguiente:

En Primer lugar la asociación FJI es partidaria de realizar una reforma urgente de la LOPJ en materia de ascenso forzoso, de tal manera que lo que en este caso se reclama es la supresión del traslado forzoso por ascenso. La propuesta que realiza FJI en esta materia, es que no desaparezca el ascenso forzoso, ya que nosotros realizamos una carrera judicial que por tanto debe tener diversas fases, como ya ha informado el FJI en diversas ocasiones. Una de las fases, necesariamente debe ser la de ascender de Juez a la categoría de Magistrado. No obstante lo cual, es preciso que este ascenso sea y se corresponda con una categoría personal, que el Juez adquiere por el transcurso de los años y la adquisición de una experiencia, pero no debe conllevar necesariamente el desplazamiento forzoso de la plaza. El ascenso deberá ir unido a la persona y no a la plaza en la que se está ejerciendo.

Si se suprime este traslado forzoso por ascenso, se podrá conciliar de mejor manera la vida laboral y la profesional. No se debe olvidar que la media para acceder a la carrera judicial está en cinco años y medio de estudio tras la obtención de la licenciatura. A ello se deben añadir dos años de formación en la Escuela Judicial de Barcelona, y tras ello, un año forzoso en primer destino. El ascenso forzoso y su traslado llegan a la mayoría de los jueces alrededor de los 35 años, edad en la que ya es necesario, o por lo menos legítimo, aspirar a una estabilidad familiar.

La supresión del traslado forzoso, supondría que en muchos destinos se obtendría una estabilidad necesaria. Se evitaría la huída constante de los destinos de ascenso a los que no quiere aspirar nadie y que se encuentran cubiertos siempre por magistrados que al cabo de un año abandonan el destino, con la inestabilidad que esto conlleva dentro de este destino. Para poder cubrir los destinos que tienen mayor movilidad se podría realizar un incentivo económico de estas plazas suficiente para que resultase atractivo.

El Juez que renunciase a ser trasladado por ascenso, seguiría teniendo el sueldo de Juez en lo que al complemento de destino se refiere que supone una gran parte de las retribuciones de Jueces y Magistrados.

Cuando llegue el ascenso, al Juez se le puede proporcionar la opción de ser trasladado a alguna de las plazas que se le ofrecen, o bien renunciar al traslado, pasando a ocupar la misma plaza que ya tiene pero con la categoría personal de Magistrado. El tiempo de permanencia mínima en el destino tras la renuncia al traslado por ascenso podría ser de dos años como cualquier concurso voluntario, tras cuyo periodo podría tomar parte en los concursos de Magistrados que se vayan ofertando.

Por otro lado, y para justificar la ausencia de la necesidad de traslado forzoso con el ascenso, hay que destacar que las funciones que se realizan en primer destino como Juez, en la mayor parte de los casos, son idénticas a las que se realizan como Magistrado ya que las plazas de ascenso suelen ser plazas de Juzgados Mixtos con categoría de Magistrado. Así, tampoco está justificado el traslado forzoso por ascenso por el hecho de que el Magistrado al tener mayor experiencia va a desarrollar un trabajo de mayor complejidad, ya que en la práctica no es así.

Estas son las propuestas de FJI en relación al traslado forzoso que deben ser desarrolladas por Ley Orgánica.

Entrando ya a informar sobre la propuesta del Reglamento, que es para lo que el CGPJ tiene competencias, Foro Judicial Independiente pasa a informar lo siguiente:

El proyecto elaborado por el CGPJ es adecuado en líneas generales aunque es necesario precisar lo siguiente:

El ascenso forzoso no debería ser suprimido de forma radical ya que es preciso dar oportunidad a los Jueces que estén dispuestos a tener esta movilidad geográfica a cambio de tener la categoría de Magistrado. Por otro lado, parece adecuado que se dé la oportunidad de poder renunciar al ascenso, regulando expresamente los plazos de renuncia que hasta el momento no se venían contemplando en el citado Reglamento. La propuesta que realiza el CGPJ en relación a la posibilidad de poder tomar parte en los sucesivos concursos de magistrado a los jueces que hayan renunciado al ascenso y respecto de las plazas que hayan quedado desiertas en anteriores concursos, también se aprecia de manera positiva ya que ello supondría que para el Juez que renuncia al ascenso en un primer momento, podrá variar su posición sin esperar a que haya transcurrido el plazo de renuncia completo. Con ello, el propio Juez que renuncia, podrá ascender cuando considere que la oportunidad le es más favorable.

En todo caso, debería existir una absoluta transparencia en cuanto a las plazas que están desiertas, las que se van a ofrecer a los sucesivos concursos y a los respectivos ascensos, debiendo el CGPJ justificar de manera detallada y transparente cuál es el motivo por el que se decide no sacar a concurso una determinada plaza que se halle vacante.

Los ascensos deben quedar concentrados y realizarse dos veces al año como máximo, en fechas determinadas y prefijadas. Esto es una reclamación para poder conciliar la vida familiar y personal pudiendo hacer una previsión familiar con la suficiente antelación. FJI es completamente contraria a realizar múltiples ascensos al año con plazas de 4, 16, 20etc. Es preferible que se realicen dos ascensos al año con la oferta de todas las plazas que deben ser conocidas con la antelación suficiente para poder efectuar una planificación.

La posibilidad de la renuncia debería poder estar condicionada y no realizarse con antelación. Así, el Juez al que le ha salido una plaza de ascenso que en principio le pueda interesar, podrá condicionar su renuncia hasta el momento en el que sepa si al final ha obtenido o no la plaza solicitada.

Por último FJI solicita al CGP que no proceda a realizar ningún ascenso forzoso hasta que no se haya procedido a la reforma de la LOPJ, y si ésta se demora, que el siguiente ascenso sea en el mes de junio, teniendo en cuenta todo lo expuesto anteriormente.

En Madrid , a 16 de diciembre del año 2008