25/11/2008

ESTUDIO DE UN POSIBLE PROYECTO DE REFORMA DEL REGLAMENTO 1/1995, DE 7 DE JUNIO, DE LA CARRERA JUDICIAL, EN LO QUE SE REFIERE A LA REGULACIÓN DEL ASCENSO FORZOSO A LA CATEGORÍA DE MAGISTRADO

(PARTE EXPOSITIVA)

El artículo 311.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial contempla los turnos de provisión de las vacantes que se produzcan en la carrera judicial, en la categoría de Magistrado. De conformidad con lo dispuesto en tal precepto, dos de cada cuatro vacantes habrán de cubrirse mediante promoción por antigüedad de quienes se encuentre en la categoría de Juez.

En la práctica, a medida que van surgiendo plazas desiertas en los correspondientes concursos de traslado entre Magistrados, se va haciendo una reserva acumulada para proceder a la cobertura de dichas plazas, que se ofertan, cuando resulta necesario, a los Jueces que ocupan la primera franja del escalafón de su categoría, y a quienes se destina en función de su posición escalafonal, teniendo en cuenta los restantes criterios de necesaria consideración (acreditación de méritos en materia lingüística, conocimiento del derecho propio de las Comunidades Autónomas, etc…).

Esta promoción, conocida generalmente como “ascenso forzoso” ha motivado a lo largo del tiempo generalizadas peticiones que abogan por su modificación al menos, y en numerosos casos, por su directa supresión. Esta última posibilidad se muestra imposible en tanto se mantenga la división de la planta judicial en órganos catalogados por categorías, pero sí puede atemperarse con la introducción de medidas que faciliten por ejemplo, la conciliación de la vida familiar y laboral, además de lograr una mayor estabilidad en la cobertura de destinos. La experiencia demuestra que en muchas ocasiones el traslado derivado del ascenso forzoso logra una ocupación del destino adjudicado por el tiempo imprescindible, provocando de este modo simplemente una cobertura inestable y, a la larga, ineficaz.

Sobre esta cuestión se han pronunciado abiertamente no sólo las Asociaciones Judiciales, sino el conjunto de la Carrera Judicial. En la Encuesta a la Carrera Judicial sobre la conciliación de la vida familiar (Cuarto Informe. 2008) elaborada por el Servicio de Planificación y Análisis de la Actividad Judicial del Consejo General del Poder Judicial, se registra un 96,5 % de respuestas que indican expresamente que “El ascenso de categoría con traslado de residencia puede llegar a suponer una dificultad para la conciliación con la vida familiar”.

La constatación de esta generalizada posición debe ser tenida en cuenta por el Consejo General del Poder Judicial. El cauce adecuado para tratar de responder a esta auténtica demanda judicial pasaría, en primer término por el impulso de una reforma del Reglamento de la Carrera Judicial que procurase acomodar, dentro de los márgenes posibles, al marco legal la movilidad de categorías a que venimos refiriéndonos. Ha de tenerse en cuenta como punto de partida que resulta posible renunciar al ascenso por esta vía, hasta un máximo de tres veces, en la forma y plazo que determine el Consejo General del Poder Judicial, según los términos que de forma explícita figuran en la redacción del ya citado artículo 311.1.

Lo cierto es que esta determinación de forma y plazo no se contempló en el Reglamento 1/1995, de 7 de julio. Con el fin de colmar esta laguna normativa, se procede mediante esta reforma a la modificación del artículo 56 del Reglamento 1/1995, de la Carrera Judicial. Con ello también se persigue acomodar la estructura sistemática del artículo 56 al orden de turnos de provisión de plazas en la categoría de Magistrado previsto en el citado artículo de la Ley Orgánica, facilitar la cobertura de las plazas que en concurso entre Magistrados quedarían desiertas, de modo anticipado a lo que sucedería si se remiten al listado de plazas reservadas para la promoción por turno de antigüedad y, finalmente, dotar de una mayor estabilidad a los órganos judiciales cuya cobertura se permite por este sistema.

En su virtud, el Pleno del Consejo General del Poder Judicial, en su reunión del día (…) de (…) de (…), ha acordado, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 110.2 de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, previo informe de la Comisión de Igualdad y de las asociaciones profesionales, y audiencia de las Salas de Gobierno de Tribunales, aprobar el presente Acuerdo:

(PARTE DISPOSITIVA)

Artículo único. Modificación del Reglamento 1/1995, de 7 de junio, de la Carrera Judicial.

El artículo 56 del Reglamento 1/1995, de la Carrera Judicial, queda modificado como sigue:

«1. La renuncia al ascenso contemplada en el artículo 311.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial se formalizará necesariamente por escrito firmado, que deberá remitirse al Consejo General del Poder Judicial en el plazo de dos días a contar desde el siguiente al de la notificación del ascenso.

2. Podrá renunciarse al ascenso, en la forma establecida en el párrafo anterior, hasta un máximo de tres veces. Cada vez que se ejercite este derecho, el Juez o Jueza renunciante se obliga a permanecer en la categoría reconocida por un período máximo de dos años, salvo que participe y supere las correspondientes pruebas de especialización.

3. No obstante, quienes hayan ejercitado la renuncia al ascenso, podrán tomar parte en los concursos de traslado que se anuncien para cobertura de plazas de categoría de Magistrado, con arreglo a las siguientes condiciones:

a) su participación se referirá a aquellas plazas que no hubieran tenido peticionarios con categoría de Magistrado.

b) de obtener alguna de ellas, serán promovidos a tal categoría, en el mismo acuerdo de resolución del concurso.

c) de no obtener ninguna plaza, permanecerán en la categoría de Juez, pudiendo volver a concursar, con la posibilidad de optar por el ascenso o de ejercitar nuevamente la renuncia en los términos previstos en el párrafo 2.

4. Corresponde al Consejo General del Poder Judicial la realización de las oportunas convocatorias con la periodicidad que estime conveniente. En las pruebas de especialización para Jueces y Magistrados el Consejo General del Poder Judicial podrá limitar el número de los participantes en los correspondientes cursos.

5. A cada convocatoria se acompañará la publicación del programa de temas correspondiente al ejercicio teórico de la prueba selectiva o de especialización de que se trate.»

Disposición final. Entrada en vigor.

El presente Acuerdo entrará en vigor (…).

FUENTE: C.G.P.J.