La número 1 de la promoción de la Escuela judicial escoge Igualada como destino

02/07/2007

El ser el número 1 tiene sus ventajas, la principal que puede elegir destino. Rosa Maria Font ha escogido lo más cerca de casa que ha podido, que es Igualada. Ella ha sido la primera de la promoción de la Escuela Judicial, una carrera donde no abundan las vocaciones de Catalunya, si bien en esta ocasión se ha roto la regla.

El Rey don Juan Carlos presidió ayer la entrega de despachos de la 57 promoción de la Escuela Judicial. En esta ocasión, han recibido sus despachos como nuevos jueces con destino 140 ex alumnos de la institución. Tradicionalmente, los catalanes han sido esquivos para desempeñarse en la función judicial, y de hecho hasta la Generalitat inició programas para incentivar las vocaciones en este sentido. De los nuevos jueces, la mayoría procede de Andalucía (31), pero esta vez Catalunya es la tercera comunidad que más aporta (18), tan sólo uno menos que Madrid (19).

Y, además, la número 1 de la promoción es catalana, Rosa Maria Font Flotats. Casada, de 28 años, explicó que ha nacido en Barcelona y que siempre ha vivido en la ciudad, aunque ahora tendrá que alejarse unos kilómetros, pues el destino vacante más cercano es Igualada.

Allí tomará posesión del juzgado de primera instancia e instrucción número 1, que es mixto; eso quiere decir que en él se tramitan tanto asuntos penales como civiles, al contrario de lo que ocurre en las capitales, donde los órganos judiciales están especializados en una u otra materia. Allí le aguarda mucho trabajo, explica, y por eso es posible que se instale en la capital del Anoia. En cambio, ella confiesa que la especialidad que más le gusta en el ámbito del derecho es el laboral, si bien no le importa desempeñarse en otras áreas.

Familia de juristas

Rosa Maria Font Flotats es de familia de juristas. Su padre, ya fallecido, fue catedrático de derecho procesal en Barcelona y Lleida, y además director del Centro de Estudios Jurídicos de Madrid, donde se forman los fiscales. Por su parte, su madre es abogada con despacho en Barcelona, y dedicada especialmente al derecho civil.

Como viene ocurriendo en las últimas promociones, predominan las mujeres. De los 140 que ayer recibieron ayer sus despachos, 84 son mujeres (el 60%) y 56 hombres (el 40%). Según información del consejo General del Poder Judicial, 125 hablan inglés y 23 francés, En cuanto a otras lenguas cooficiales del Estad, 16 saben catalán; 14, gallego y 5 el euskera.

Diecisiete de los nuevos jueces se quedarán en Catalunya, con destinos en distintos juzgados de Igualada, Vilafranca del Penedès, Vic, Santa Coloma de Farners, Blanes, Puigcerdà, Cervera, La Seu d´Urgell, Solsona, Valls, Amposta, Falset y Gandesa.

En su discurso durante el acto, que tuvo lugar en el Auditori, el Rey pidió a los nuevos jueces “reflexión serena y prudencia” para afrontar los “nuevos elementos de conflictividad” que plantea el progreso de una sociedad “dinámica, moderna y abierta” como la española, donde las relaciones son más complejas y se han multiplicado las transacciones económicas”.

Fuente: LA VANGUARDIA