ACUERDOS ALCANZADOS TRAS LAS REUNIONES DE LAS ASOCIACIONES JUDICIALES

27/04/2007

1.- Modelo de valoración de la actividad de Jueces y Magistrados.

Se acepta la existencia de un sistema de valoración conformado por el Consejo General del Poder Judicial que permita establecer el número de asuntos máximo que puede soportar un órgano judicial y la carga de trabajo razonable que puede y debe llevar un Juez con pleno respeto a los criterios sentados por el Tribunal Supremo en su sentencia de 3 de marzo de 2006. Este sistema deberá ser acordado con las asociaciones judiciales y en ningún caso tendrá consecuencias automáticas sancionadoras, ni de ningún otro tipo. Su utilidad será la determinación de los órganos judiciales precisos y orientar al servicio de inspección.

Se rechaza por completo el sistema que hasta la fecha presente se pretende introducir en el artículo 403 LOPJ a través de las enmiendas 631 y 645 al proyecto de reforma de la LOPJ actualmente en tramitación, por considerar que afecta a la independencia de los Jueces y Magistrados y a la tutela judicial efectiva que estos deben otorgar, restringiendo derechos esenciales que corresponden a cualquier persona que desempeñe un trabajo.

Se rechaza el sistema de retribución variable establecido en la Ley 15/2003, de 26 de mayo, reguladora del régimen retributivo de las carreras judicial y fiscal, cuestionándose la vinculación automática de los módulos de rendimiento con el sistema retributivo, en tanto en cuanto tal sistema promueve una justicia meramente cuantitativa, con olvido por completo de la calidad de la resoluciones judiciales y del control de que efectivamente a través de las mismas se apliquen correctamente las leyes, sin perjuicio del establecimiento de otros mecanismos que justifiquen una retribución variable por objetivos.

Por ello, se propugna una reforma en profundidad del artículo 403 de la LOPJ y de la Ley de Retribuciones en este sentido. Las retribuciones de la Carrera Judicial deben conseguir el objetivo de proteger adecuadamente la independencia dignidad y suficiencia económica de los Jueces en consonancia con su primordial función como Poder Judicial, en el marco de una Administración de Justicia eficaz.

2.- Cantidades destinadas a productividad correspondientes al año 2006.

Se rechaza su aplicación conforme a los módulos derogados por la sentencia del Tribunal Supremo de 3 de marzo de 2006, por considerar que ello supone una maniobra fraudulenta e ilegal para eludir los efectos de la misma.

3.- Equiparación de las pagas extraordinarias a las ordinarias.

En sintonía con los acuerdos alcanzados en el sector público entre representantes de los funcionarios y la Administración Pública, se reclama la equiparación de las pagas extraordinarias y las ordinarias en lo que atañe a la incorporación del complemento de destino en su integridad en aquellas, que habrá de culminar en el año 2009.

4.- Sustituciones.

El problema de las sustituciones viene derivado de la creación de órganos judiciales sin una planificación adecuada. El ritmo de creación de órganos debe ajustarse a la capacidad para conseguir Jueces competentes que los sirvan.

Lamentamos profundamente que esta situación nuevamente se pretenda resolver mediante un sistema que atenta a los más elementales derechos de los Jueces, que no son responsables del elevado número de órganos judiciales vacantes. Rechazamos radicalmente por ello el sistema que pretenden introducir las enmiendas 590 a 594 a la reforma LOPJ en tramitación, el cual, de consolidarse, es previsible que tenga tan poco éxito como la instrucción sobre sustituciones recientemente aprobada por el CGPJ.

Se proponen como soluciones las siguientes:

a) Planificación adecuada de la creación de órganos judiciales.

b) Creación de plazas de Jueces adscritos titulares con la misión específica de cubrir las vacantes que se produzcan en un territorio judicial, sistema que funciona con éxito en otros países de Europa.

c) Mientras que tales medidas pueden implantarse y producir efecto, las sustituciones a que vengan obligados los Jueces nunca pueden conllevar un aumento de la carga de trabajo. Solo tendrán que atender lo urgente en el órgano en que sustituyan y el tiempo que dediquen al mismo lo deducirán del que dediquen al Juzgado del que son titulares, de modo que no se supere en ningún caso el tiempo de trabajo que normalmente deben dedicar a las tareas propias de su cargo.

d) El incremento de la carga normal de trabajo como consecuencia de una sustitución será siempre voluntario. En este caso el incremento deberá ser retribuido desde el primer día y de forma proporcional al sueldo que corresponda al órgano sustituido y al trabajo que desempeñe en él el sustituto. No es recomendable que este incremento supere nunca el 50% de la carga razonable de trabajo que puede llevar un Juez, o dicho de otro modo que la suma del trabajo de ambos órganos judiciales supere el 150% del tiempo normal de trabajo.

Las asociaciones judiciales brindan su cooperación al Consejo General del Poder Judicial y al Ministerio de Justicia a fin de llegar a acuerdos satisfactorios sobre las materias referidas desde el convencimiento de que solo desde el diálogo, la participación y la bilateralidad pueden hallarse soluciones duraderas que, con el compromiso e implicación de todos, conduzcan a la mejora del ejercicio del Poder Judicial y del servicio público de Justicia por cada uno de los Jueces y Magistrados en un entorno estable, eficiente, motivador para el Juez y eficaz para los ciudadanos.

Todo ello sin perjuicio de que las asociaciones puedan adoptar otras medidas, si fuera preciso por la falta de acuerdos, para defender los intereses de los jueces y magistrados y el servicio de la Justicia, las que podrán acordarse en su caso en futuras reuniones.

Consecuentemente, se acuerda plantear las cuestiones objeto de los anteriores acuerdos al Ministerio de Justicia, solicitando una reunión conjunta con las cuatro asociaciones judiciales a tal efecto.

Fuente: ASOCIACIONES JUDICIALES