PRODUCTIVIDAD Y PROPUESTAS A LOS ASOCIADOS

18/11/2006

 

La asociación de jueces y magistrados FORO JUDICIAL INDEPENDIENTE, manifiesta su más rotundo rechazo a la redacción propuesta por el Grupo Parlamentario Socialista del Congreso respecto del apartado 4, del artículo 403 de la LOPJ, relativo a las retribuciones variables por objetivos. Sin ánimo exhaustivo, la pretendida reforma es inaceptable por las siguientes razones:

 

1) Al regular en la LOPJ esta cuestión, se pretende limitar la capacidad de reacción de las asociaciones judiciales para recurrir la norma. Además, ello impediría o, al menos, dificultaría sobremanera la aplicación a jueces y magistrados de las mejoras laborales que se reconozcan en el futuro a los funcionarios públicos.

 

2) Se consolida la inseguridad laboral de la carrera judicial, y lo que ello puede conllevar en términos retributivos y también de responsabilidad disciplinaria, en cuanto la jornada laboral queda al albur de criterios indeterminados.

 

3) La determinación del «objetivo normalizado» que ha de alcanzarse obligatoriamente por jueces y magistrados, se establece en función de un rendimiento medio de anualidades anteriores en las que muchos compañeros realizaron un sobreesfuerzo, asumiendo cargas de trabajo irrazonables que ahora se pretenden establecer como «normales» sin serlo.

 

Así las cosas, en vez de reconocerse el esfuerzo realizado por la carrera judicial en años anteriores, se desprecia, se minimiza y ridiculiza, al establecerlo como cómputo para el «objetivo normalizado».

 

Resulta, además, inaceptable que tal «objetivo normalizado» se aplique «en negativo», es decir, para sancionar económicamente al juez o magistrado que no alcance tal objetivo. El «objetivo normalizado», una vez establecido racionalmente (no en los términos de la propuesta del grupos socialista), habría de servir, en todo caso, «en positivo», esto es, para acceder a las retribuciones variables.

 

Con todo, debe recordarse que si el Gobierno ajustase la Ley de Planta a la realidad de la carga de trabajo existente en los distintos territorios y órdenes jurisdiccionales, la cuestión sobre las retribuciones variables quedaría sensiblemente minimizada.

 

4) La propuesta del grupo socialista del Congreso no solo desconoce los argumentos por los que el Tribunal Supremo anuló la utilización de los módulos aprobados por el CGPJ a efectos retributivos, sino que parece dirigida específicamente a contrariarlos. Tales módulos eran indudablemente deficientes y, por ende, necesitados de importantes reformas y mejoras para poder ser utilizados a efectos retributivos, pero, sin duda, menos malos que la propuesta que ahora se rechaza.

 

5) El grupo socialista del PSOE en el Congreso olvida por completo la existencia del estudio exhaustivo, detallado, comprensivo de múltiples factores y con conclusiones muy elaboradas, que elaboró una empresa privada, externa al CGPJ, de un innegable carácter objetivo, sobre la carga realmente asumible por los distintos órganos y órdenes judiciales. Estudio que, aun aprobado por el CGPJ, no se ha querido poner en práctica sin que conozcamos otras motivaciones que las puramente económicas.

 

 

No menos rechazo nos merece la instrucción 1/2006 del Pleno del CGPJ, sobre programa de actuación por objetivos para las retribuciones de las sustituciones por Magistrados y Jueces titulares. Lo único bueno que se puede decir de esa norma es que es voluntaria, lo que por otro lado no podría ser de otra manera dadas las condiciones de explotación laboral en que se regulan las sustituciones. Es vergonzoso, porque revela una pobre imagen de la actividad judicial, e inaceptable que se prevea la posibilidad de que los Magistrados y Jueces puedan hacer jornadas dobles retribuidas con cifras que no llegan en bruto al 30% de sus ingresos, pudiendo darse incluso el caso de que realizando sustituciones que implican un aumento de la jornada de trabajo en un 50% no se perciba retribución alguna.

 

La asociación FORO JUDICIAL INDEPENDIENTE propone tomar las siguientes medidas:

 

1) Proponer a sus asociados atenerse rigurosamente al 100% de rendimientos, conforme a los baremos que, una vez declarados ilegales a efectos retributivos por el TS, son utilizados como indicador de la Inspección del Consejo y a efectos disciplinarios.

 

2) Requerir del CGPJ el compromiso de que, el incremento del número de asuntos de un órgano judicial por encima del módulo señalado por el propio Consejo General, dará lugar INMEDIATAMENTE a la propuesta de creación de los órganos necesarios para atender la demanda de justicia.

 

A propósito de esta cuestión no está de más traer a colación las palabras del Libro Blanco de la Justicia, CGPJ, Madrid, 1997, págs. 79 y ss., tan frecuentemente olvidadas por quienes tienen la responsabilidad de actualizar la planta de los órganos judiciales:

 

a) La fijación de un sistema de módulos tiene como finalidad, entre otras, determinar «la carga de trabajo que RAZONABLEMENTE puede soportar un órgano judicial o el número de asuntos que pueden ser resueltos por un magistrado con la garantía de atención y dedicación que éstos requieren» (pág. 80).

 

Y, seguidamente, afirma el CGPJ que «si los asuntos encomendados sobrepasan los que RAZONABLEMENTE (esto es, los fijados por módulo) puede atender un juez, HAN DE SER AUMENTADOS LOS ÓRGANOS JUDICIALES» (pág. 80). No es, por tanto, una «facultad» de la Administración y del poder político, sino un «deber» del mismo, aumentar la planta judicial desde el mismo momento en que los asuntos encomendados sobrepasen el módulo, y debe de hacerlo con criterios realistas, ajustados a las cifras de reparto y no a los compromisos o conveniencias políticas del momento.

 

b) Al tratar sobre el incentivo del rendimiento, el Libro Blanco se refiere a aquellos jueces que «realicen una labor superior a la que razonablemente les debería ser exigida» y añade que ello (el rendimiento por encima de lo exigible) «en ningún caso puede eximir del aumento de la plantilla de jueces a quienes tienen la responsabilidad de suministrar los medios a la Justicia» (pág. 88).

 

c) También se dice en la misma pág. 88 que los módulos serán empleados «para la planificación a corto, medio y largo plazo de las necesidades de plantilla judicial».

 

3) Exigir del CGPJ el compromiso de que, en tanto no se ajuste la planta judicial al nivel de entrada real de asuntos, los jueces que sobrepasen la dedicación del 100% sean dignamente retribuidos. El sacrificio y esfuerzo personal del juez o magistrado no puede ser retribuido con naturaleza de mera liberalidad y con cantidades simbólicas e indignas de la alta función y responsabilidad que se nos exige. No se regala nada al juez o magistrado que trabaja más allá de lo razonable. Exigimos que el exceso de trabajo libremente asumido y realizado por un juez o magistrado, sea dignamente retribuido.

 

4) Proponer a sus asociados que no participen en el programa de sustituciones (Instrucción 1/2006, del Pleno del CGPJ), al entender como un abuso inaceptable que determinadas sustituciones, incluso de hasta 7 días de duración, no sean retribuidas; y porque generaliza más aún la concepción del juez productivista en detrimento de la tutela efectiva (habrá de alcanzar, al menos, un 100% del módulo de dedicación en su órgano de destino más un 60% en el órgano sustituido, previendo jornadas laborables inasumibles con retribuciones miserables de las horas extraordinarias que ello conlleva).

 

 

Fuente: Gestora