Comunicación sobre supresión de ascenso forzoso

 

11/11/2006 – Ponencia

 

III CONGRESO DEL FORO JUDICIAL INDEPENDIENTE

SEVILLA, 9, 10 Y 11 DE NOVIEMBRE DE 2006

 

 

 

COMUNICACIÓN SOBRE SUPRESIÓN DE ASCENSO FORZOSO

 

 

Antonio Fuentes Bujalance

Juez de 1ª Instancia e Instrucción de El Ejido (Almería)

 

 

 

La presente comunicación expone la posibilidad de que la asociación adopte como postura colectiva la necesariedad de la supresión del ascenso forzoso, ya que ello supone un verdadero drama personal y familiar en muchas ocasiones, provocando multitud de situaciones incómodas y muy gravosas de soportar para los jueces que deben sufrir dichos ascensos.

No existe ningún cuerpo similar en la administración que peche con esta carga, y las peregrinas justificaciones que se argumentan para el mantenimiento de la misma caen por su propio peso, ya que la cobertura de determinados puestos supuestamente necesitados de más experiencia en sus titulares es absurdo, cuando es de sobre conocido que los criterios de movilidad de los miembros de la carrera son geográficos, y cuando además son precisamente en la mayoría de los Juzgados de “entrada”, mixtos todos ellos, donde las condiciones de sobrecargo de trabajo y falta de medios reclaman una mayor experiencia de sus titulares, sin olvidar el agravio comparativo que se realiza al dividir a los ciudadanos en justiciables de primera y de segunda, teniendo unos derecho y otros no, a que sus juzgados estén dotados de mayores niveles, en teoría, de estabilidad y cualificación, por parte de los titulares de dichos órganos.

De manera subsidiaria y para el caso de no acogerse esta idea de base, seria necesario realizar una serie de reformas para minorar en lo posible la pesadilla del ascenso forzoso.

 

PROPUESTA A.

 

La principal propuesta es la de modificar la L.O.P.J, permitiendo que la adquisición de la categoría de Magistrados por los miembros de la carrera judicial pudiese llevarse a cabo sin tener por ello que cambiar su destino, pudiendo permanecer en el juzgado que ocupe en el momento del ascenso. Igualmente, se debería permitir concursar a plazas con categoría de Juez, a pesar de tener la categoría personal de Magistrado.

Con el objeto de seguir incentivando, que no forzando, la actual política de cobertura de plazas, además de la diferencia económica que supone los mayores complementos de destinos en una y otra plazas, se podría dar preferencia en los concursos durante toda la carrera, tanto a plazas de Juez como de Magistrado, sobre los miembros de la carrera judicial que no se hubiesen trasladado en su ascenso(salvo aquellos que no lo hicieran por consolidación de categoría de su partido judicial), a aquellos miembros que si lo hubiesen hecho ocupando alguna de las plazas ofertadas en el momento del ascenso.

De esta forma se ofrece un buen “reclamo” para el traslado, y se ofrece la posibilidad de quien lo desee pueda seguir en su puesto.

Las mejoras que conllevaría este sistema serían varias. Por un lado personales y familiares para con los miembros de la carrera judicial. Por otro lado de mejora en los Juzgados ya que posibilitaría la mayor permanencia de los titulares en muchos destinos evitando los continuos cambios de titular que tanto mal hace a los juzgados.

 

PROPUESTA B.

 

En caso de no acceder a la anterior propuesta, y de manera subsidiaria, se deberían adoptar una serie de medidas que paliasen en lo posible el enorme quebranto del ascenso y traslado forzoso.

1.- Aumentar la indemnización por traslado a 3.000 euros por miembro de la familia.

 

Esta cantidad puede parecer desproporcionada pero se debe tener en cuenta los enormes problemas que conllevan estos traslados, máxime en el caso de la existencia de hijos. Así se debe encontrar una vivienda, normalmente de alquiler, y ello conlleva unos casi siempre enormes gastos de fianzas, pagos adelantados, pago a las inmobiliarias, desplazamientos a la ciudad de destino al objeto de encontrar vivienda, acondicionamiento de la vivienda en algunos casos etc, etc. Igualmente esta cantidad trata de compensar solo muy limitadamente, los no infrecuentes abandono de trabajos de las parejas de los jueces para acompañar a estos, o la imposibilidad de acceder al mercado laboral ante la incertidumbre del traslado. También se debe tener en cuenta las dificultades que se pueden tener en el caso de haber adquirido un piso en propiedad y tener que pagar hipoteca y alquiler, o incluso las dificultades que debido a la incertidumbre del traslado existen para acceder al mercado inmobiliario. En definitiva existen múltiples aspectos problemáticos en estos supuestos, que desde luego en muchos casos no se compensan ni mínimamente con dinero pero si ayuda a pasar el trance de forma más desahogada.

 

2.- Anticipo inmediato de las cantidades de indemnización por miembro de unidad familiar así como una cantidad ponderada en función de los miembros de la unidad familiar para pagar los gastos de mudanza, viajes y resto de gastos indemnizables.

 

De esta manera se evita las dificultades económicas que muchas veces se producen en un traslado, obligando en no pocas ocasiones(sobre todo en traslados a islas) a pedir créditos o dinero prestado, algo que no es de recibo. Una vez hecha la mudanza y los viajes se devolvería la cantidad en exceso adelantada, o bien se pagaría la que restase, todo ello con su respectiva justificación.

 

3.- Aumento del plazo de toma de posesión en un mes.

 

El plazo actual de 20 días se antoja corto en la mayoría de las ocasiones, máxime teniendo en cuenta que se debe preparar una mudanza, conseguir vivienda, y preparar el cese en el juzgado saliente.

 

 

 

4.- Establecer un sistema fiable de previsiones de ascenso.

De esta forma se evita la incertidumbre que rodea a este momento y la ansiedad que provoca la falta de noticias fiables, pudiendo preparar con la suficiente antelación la marcha de la plaza, tanto a nivel laboral, evitando suspensiones etc, como a nivel familiar(colegio de niños, trabajo de pareja, renovación de contratos de alquiler, puesta en venta de inmuebles etc).

 

5.- Establecer un sistema transparente y fijar criterios respecto a como se producen los cortes de ascensos y que plazas se ofertan.

 

Corre la sensación entre los Jueces de que el sistema de ascensos es sospechosamente oscuro, nadie sabe quien decide los cortes, ni el porqué de la oferta de una u otras plazas, porqué a veces ha habido dos concursos prácticamente seguidos, etc, etc.

Fijándose unos criterios(número mínimo por corte, número máximo etc) y la publicidad de las plazas que van quedando para ascenso, se evita la oscuridad, y se pueden hacer previsiones más o menos fiables.

Igualmente debe haber una lista del escalafón de jueces actualizada en la que se indique quien está y quien no “congelado”, por cuanto tiempo etc. Todos estos datos los maneja el Consejo, solo hay que hacerlos públicos, para lo cual la nueva herramienta informática de la extranet de jueces es un medio inmejorable.

 

6.- Posibilidad de permutar la plaza entre titulares(Este punto formaría igualmente parte de la propuesta A).

 

Se antoja absurdo que un Juez que esté en Madrid quiera estar Sevilla, y que en Sevilla haya uno que quiera estar en Madrid. Permitiendo el cambio entre ambos(siempre que se tenga la cualificación oportuna para ocupar los Juzgados), se consigue una mejora personal extraordinaria, y no se produce ninguna disfunción en la inamovilidad judicial, ya que dicha previsión no lo es para la movilidad como opción personal del propio Juez como ocurre en cualquier concurso. Para ello se podría establecer una bolsa de ofertas y demandas entre los miembros de la carrera, o establecer el mismo sistema que ya existe entre miembros de otras administraciones.

 

Fuente: Antonio Fuentes Bujalance