Carta abierta al Ministro de Justicia- Reforma CGPJ

16/02/2006 – Comunicado

 

La Asociación judicial Foro Judicial Independiente tiene como principio básico en sus Estatutos la defensa de la independencia judicial y quiere plantearle la necesidad de acometer una reforma en el sistema de elección de vocales de procedencia judicial del CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL.

 

La composición del CGPJ es piedra angular para conseguir una real independencia judicial, no sólo porque las competencias que legalmente tiene encomendadas inciden en el ejercicio de la función jurisdiccional, sino porque es la imagen pública del poder judicial, de tal suerte que el ciudadano normalmente asocia el funcionamiento del CGPJ al de la justicia.

 

El sistema de elección de vocales del CGPJ ha sufrido varias modificaciones sobradamente conocidas y con resultados prácticos que no han contribuido a mejorar la imagen de los jueces y la justicia ante los ciudadanos.

 

El actual proceso de elección, que instauró la L.O. 2/01 de 28-VI y desarrolló la Instrucción del CGPJ de 29-6-01 es absolutamente insatisfactorio.

 

Por un lado, el procedimiento establecido dificultó enormemente la presencia de candidatos no asociados, a los que en sólo 17 días y sin ayuda institucional se les exigió presentar avales que representasen el 2% (73) de los miembros de la carrera judicial en activo, de hecho, ni siquiera los no asociados cubrieron su cupo que acreció a las asociaciones.

 

Por otro, se limita la libertad de voto hasta el insólito extremo de que: a) no se establece un sistema de elección directa de los candidatos, de modo que cada asociación judicial puede establecer libremente el procedimiento, directa o indirectamente o de simple designación, para la selección de sus candidatos; b) no se permite una elección libre, ya que los jueces asociados sólo pueden votar a los de su respectiva asociación y los no asociados sólo pueden avalar las candidaturas de otros no asociados; c) los no asociados no se les permite el ejercicio secreto del derecho de sufragio, pues se les obliga a identificarse públicamente con algún candidato concreto; d) finalmente, los no asociados vuelven a ser discriminados respecto de quienes sí lo están, al carecer de un derecho de sufragio igual, pues sólo pueden otorgar un aval y no tantos como correspondan al peso proporcional de los jueces y magistrados no afiliados.

 

El resultado que produjo un sistema que limita tan visiblemente la participación de los candidatos y la libertad de voto de los electores no podía ser otro que el que ya se venía padeciendo: el agravamiento de la falta de pluralismo en la composición del CGPJ. (no se tuvieron en cuenta las preferencias declaradas por los electores judiciales, se marginaron totalmente, y sin fundamento alguno, a los miembros de una Asociación Judicial y se redujo a la mínima expresión la representación de los no asociados que no guardaban relación alguna con alguno de los partidos políticos); y los males que son consecuencia inevitable de ello, pues el proceso abocó a que el CGPJ funcionase, de nuevo, por un sistema de “mayoría estable”, que produjo resultados tan poco deseables que a la postre fue rechazada por la mayoría de los partidos políticos parlamentarios, hasta el punto que fue la causa que justificó la reforma legislativa llevada a cabo por la LO. 2/04 de 28-XII para la elección de altos cargos.

 

No discutimos como no podía ser de otro modo, la legitimidad que tiene el Poder Legislativo para instaurar el sistema de elecciones a vocales del CGPJ y que el vigente se adapta a la CE, pero discrepamos tanto del uso que de él se ha hecho como de las condiciones que impone para participar como electos y electores en el proceso electoral.

 

Somos conscientes de que el problema generado no tiene fácil solución y que, en parte, el germen del conflicto es tanto la desconfianza de los partidos políticos en el contrincante como la creencia de que en todos los órdenes sociales las controversias se reducen y simplifican a una lucha de conservadores y progresistas.

 

Foro Judicial Independiente no puede compartir esos presupuestos, porque, por una parte, nuestra función jurisdiccional está presidida por el principio de la independencia, inclusive respecto de los partidos políticos, a los que no podemos pertenecer estando sometidos sólo al imperio de la ley; por otra, porque nos resistimos a que la Carrera Judicial quede reducida a ese eufemismo conservadores-progresistas que tan pobremente nos describe, cuando la realidad nos demuestra que la mayoría no está asociada y huye de cualquier etiqueta política.

 

No obstante, pensamos que es posible afrontar el problema, de ahí que estamos obligados a solicitar la instauración de un sistema de elecciones a vocales del CGPJ que tienda a garantizar la pluralidad e independencia de sus miembros como medio para asegurar el respeto de los fines que por su alta función el CGPJ tiene legalmente encomendado si queremos respetar el sentir de una aplastante mayoría de la carrera judicial y de la sociedad en general, que, creemos, rechaza abiertamente la actual situación instaurada, si no queremos ser testigos mudos del definitivo derrumbe de una institución que está íntimamente relacionada con el ejercicio y prestigio de nuestra función jurisdiccional. La imagen que se está dando en el actual CGPJ es perjudicial para la justicia en general.

 

Por ello, que para superar la actual situación es necesario la reforma del sistema de elecciones de Vocales del CGPJ, que permita una conformación plural, que compagine la presencia de miembros de estricto origen parlamentario (8), junto a miembros elegidos por el colectivo judicial (12) mediante un sistema de elección que reproduzca la pluralidad de la Carrera Judicial, que, en todo caso, debe quedar garantizada, en el que puedan participar, sin las limitaciones ni los condicionante existentes en la actualidad, todos sus miembros, en el mismo sentido que prevé el reciente Proyecto de Ley de 27-1-2006 de Justicia de Proximidad y Consejos Autonómicos de Justicia, que en la nueva redacción del artículo 151-1,1º de la LOPJ establece que la elección de miembros de las Salas de Gobierno se llevará a cabo conforme a las siguientes reglas: “La elección se llevará a cabo mediante voto personal, libre, igual, directo y secreto, admitiéndose el voto por correo”.

 

En definitiva, y sin renunciar a nuestra creencia de que la deseada pluralidad en la composición del Consejo General del Poder Judicial se obtendría en mejor medida si la elección de los Vocales fuese realizada directamente por los jueces, Foro Judicial Independiente solicita que, en todo caso, se modifique el actual sistema de propuesta de candidatos a Vocales del Consejo General del Poder Judicial en el sentido de establecer que la elección de candidatos a designar por los jueces y magistrados integrantes de la Carrera Judicial para la posterior elección por el Parlamento de los Vocales del Consejo General del Poder Judicial de origen judicial, se realice mediante voto personal, libre, igual, directo y secreto, sin las limitaciones que instauró la LO 2/01 de 28 de junio, lo que permitiría conocer fielmente la opinión de la Carrera Judicial a través de un procedimiento más democrático.

 

 

 

En Madrid, a 16 de febrero de 2006.

 

 

 

 

Fuente: La Gestora de FJI